viernes, 13 de mayo de 2011

TERCER TIEMPO EN EL EDIPO (LACAN)

Por ultimo el tercer tiempo del Edipo logra por medio de la identificación adquirir la identidad sexual, y lo que denomina Lacan como Normativización del Edipo, ya que en este tercer tiempo debe haber un buen contraste del tener o no (anatómico) con la identidad sexual.
Lacan plantea entonces que un significante lleva a otro significante, que es lo que hace que se le de sentido a lo que se es respecto a lo fisiológico y a la identidad sexual y todo esto produce algo nuevo que no estaba previamente (significación fálica en el segundo tiempo). Todo esto es lo que se denomina la metáfora paterna.
El padre en este último tiempo no es el falo y no es la ley; donde el falo se puede tener o no, pero no se es y la ley no se es, solo se puede representar.
Aquí el niño se identifica con el ideal de Yo (definiéndola Lacan como una “constelación de insignias”, -las cuales son una serie de símbolos que llevan a ocupar un lugar-). La insignia es un elemento material significante, trayendo como ilustración las insignias masculinas (se puede decir de ellas que son los elementos significantes de los que el padre es soporte)-pasando entonces a ocupar un lugar de un personaje-.
Hay entonces una gran diferenciación entre el Ideal del Yo y el Yo ideal, siendo este ultimo el planteado por Lacan en el estadio del espejo. La diferencia entonces se puede definir en el tipo de rasgo, el cual es sexual.  Este ultimo marca en este tercer tiempo respecto al ideal del Yo la diferencia anatómica, donde el deseo del sujeto marca un papel tipificante (ser hombre o ser mujer). Se puede decir respecto al Ideal del Yo y al Yo ideal en el grupo de los hombres que el ideal de Yo (se refiere a ser de un conjunto, es tener el falo), mientras el Yo ideal (es ser el conjunto y es ser el falo).
Una ultima función del padre en este tercer tiempo es el padre permisivo/donador como dice Lacan, ya que la aceptación de la ley, es aquella que se refiere al incesto y es allí donde la función paterna entra y dice: “no te acostaras con tu madre, pero si con otras mujeres”.
Respecto al significante del padre, cuando hay forclusion del nombre del padre, es decir que no hay inscripción de la significación fálica ya que no hubo función paterna y por ende no se sabe de la castración lleva a la psicosis.
Tomado de: "Introduccion al estudio de la perversiones" el edipo en Freud y Lacan. Hugo Bleichmar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada